Turmalina

      No hay comentarios en Turmalina

Es sabido que cualquier persona que comience a transitar el camino del autoconocimiento y del desarrollo personal tarde o temprano se cruzará con el misterioso universo de las piedras y cristales.

La energía que las piedras almacenan y desprenden  es una  increíble herramienta que la naturaleza nos brinda para equilibrar nuestro cuerpo energético y mantenerlo saludable.  Gracias a sus características mecánicas y su cristalización estriada, una de las piedras que mayor poder y conexión tiene con la capacidad de regeneración es la turmalina.

Ya en la Antigua Roma era conocida por sus capacidades para curar los miedos de cualquier origen, atributo que le confería un misterioso atractivo. Actualmente se considera que al disipar los temores permite que uno conecte con su propio poder, estimulando la autoconfianza y la seguridad personal,  así como también promoviendo la transformación interior.

La turmalina, bajo los efectos del calor o la presión, posee la capacidad de autocargarse así misma, por lo cual tiene  el poder de absorber y transformar grandes cantidades de energía, convirtiéndose en la más recomendada a la hora de elegir un cristal que equilibre la densidad energética de los espacios donde uno habita. Si bien la más conocida y comercializada es la turmalina negra (chorlo), se puede conseguir en gran variedad de colores, lo  cual brinda flexibilidad a la hora de escoger alguna que acompañe la decoración y ambientación del hogar, el estudio o la oficina.

Como deben imaginarse, para comprender el verdadero potencial de las gemas y cristales hay que experimentar con ellos, no queda otra que animarse a probar; así que los invito a que realicen el ejercicio de tomarse unos minutos al día para recostarse cómodamente y colocar sobre el chakra del entrecejo una turmalina mientras acompañan con una respiración consciente y profunda, inspirando por la boca y exhalando por la nariz. Al termino podrán comprobar un incremento de energía que se traducirá en la sensación de mayor vitalidad para encarar cualquier tipo de actividad. Asimismo, pueden optar tan solo por seleccionar una turmalina de su gusto y llevarla con uno mismo todo el tiempo, a modo de amuleto personal, o, porque no, colocarla bajo la almohada para que nos recargue durante el sueño 😉

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.